Creación de imágenes con IA

En la carrera (allá por el pleistoceno) teniamos una asignatura de gestión empresarial (os podéis imaginar que para tod@s los futuros fotógraf@s de vocación artística que estábamos ‘escuchando’, aquel no era nuestro momento favorito de la semana). Aprendí poco sobre el tema, (luego, la vida, se encargó de que me enterara), pero una idea se me grabó: muchas acabaríamos siendo empresarias o autónomas y para ello, es importantísimo saber de todo un poco para poder dirigir nuestro trabajo por el camino deseado, conociendo las opciones.

Parte de esta idea, me ha empujado a formarme en diferentes ámbitos cercanos y lejanos a la fotografía. La última formación,  concluyó el sábado pasado, fue en la escuela Black Kamera de Bilbao, lo impartía Mer Hausmann y el tema fue: Inteligencia Artificial para fotógrafos con Midjouney.

Asistí el primer día con una idea preconcebida y resultó que no tenía nada que ver. Aprendimos a generar imágenes nuevas, inexistentes a partir de un promt (instrucción) acabado en diferentes  comandos. No sale a la primera, ni muchísimo menos. Si que vas viendo imágenes interesantes, pero es un verdadero arte conseguir aquello que buscas.

TODAS LAS IMÁGENES QUE APARECEN EN ESTE ARTÍCULO LAS HE CREADO,  HACIENDO PRUEBAS SIN FINALIDAD CONCREETA, CON IA

IA

Me maravilló ver cómo nuestra profesora conseguía imágenes súper atractivas y comprender el conocimiento necesario para ello. Necesitas, para hacerlo funcionar a tu merced, cultura sobre fotógrafxs, pintorxs, escultorxs, autorxs en general, disciplinas y épocas artísticas, estilos, cámaras fotográficas de todos los tiempos, carretes, colorimetría, formatos…  necesitas infinidad de datos acumulados en la cabeza (o saber buscarlos) para llegar a buen puerto. También es preciso intuir cómo funciona la ‘máquina’, una suerte de empatía para entender qué te va a mostrar a partir de la instrucción que le des… No es posible repetir una imagen, no se repite una misma cara, ni existe esa cara (aunque con famosos se le parece bastante) no se puede igualar una calle o un edificio (aunque si simular), tiene más referentes americanos u orientales que europeos y hay mucho de azar (o eso parece).

Es abrumador. Abruma la forma, el fondo y el resultado.

Últimamente, me llegan, por diferentes frentes, ideas y opiniones negativas sobre este tema. Se trata la IA como un todo y resulta que tiene muchísimas utilidades diferentes. Quiero pensar, que esas opiniones llegan de la ignorancia que tenemos aún sobre el tema, del miedo al cambio, del miedo a una tecnología tan potente y es razonable, pero lo hemos vivido antes. Hace unos ‘pocos’ años vivíamos sin internet, sin teléfono móvil, sin cámaras digitales… por no alejarnos hasta las herramientas, la rueda, la electricidad o la máquina de vapor… cada revolución nos ha hecho pensar en un ‘fin del mundo’ y ciertamente, así ha sido en parte, en eso consiste la evolución (o involución, según lo mires) supongo. Nos puede gustar más o menos, pero el tren se mueve y hay que decidir si subir o quedarse en la estación.

Si de mi dependiera, volveríamos a desplazarnos a caballo y sólo habría un teléfono por barrio, pero me da que ese tren no pasará más.

IA

A día de hoy, desde mi ignorancia pero con la pincelada de conocimientos que voy adquiriendo, la IA no puede sustituir a los fotógrafos, pero como otras herramientas que han ido surgiendo, sí que puede facilitarnos el trabajo. No puede hacer las fotografías que hago y con las que tanto disfruto, pero sí que me acorta el tiempo de postproducción (un poquito, solo un poco que agradezco muchísimo), no puede escribir un texto a mi gusto y plasmar mis pensamientos, pero si que me lo reescribe con palabras clave para que google lo de por óptimo. No puede desarrollar mis proyectos artísticos y crear imágenes a la medida de lo que quiero expresar, pero sí que puede darme ideas y llegar a imágenes que eran imposibles a través de la cámara o de mis manos.

En conclusión, la IA, a día de hoy y para mi entender, es una herramienta que cada uno decide cómo implementar. Como herramienta que es, se puede usar bien, regular y mal, lo mismo que internet, el móvil, las RRSS, Photoshop y un larguísimo etc. el peligro está en el uso que se le dé.

Dicho esto, considero que es importantísimo: a nivel político, marcar límites legales. A nivel personal, informarse de su avance y a nivel global, trabajar en la educación, el respeto y la empatía social para que aparezca lo que aparezca no nos llevemos las manos a la cabeza.

IA
IA

P.D. Este texto lo escribí el martes mientras desayunaba. Al día siguiente asistí Jornadas de diseño que organizan en la @esdir . Andrés Pachon, artista visual, daba una charla sobre sus proyectos, los últimos con IA… os recomiendo que lo busquéis porque es apasionante.

En un día, mis ideas y pensamientos ya se habían ido por otro lado y parte de este texto (que no he modificado) parecía pertenecer a una época anterior. Parece que en esto cosiste lo contemporáneo, que lo que pienso ahora, ahora ya es pasado y ahora y ahora y ahora…

Abrir chat
1
¿Qué tal?
¿Puedo ayudarte?